#Cubamovingahead

cuba-no-sola-bloqueoAlgunos confiaban en que esta vez el resultado fuera distinto. Especularon en cuanto a la posibilidad de que un toque de botón marcara la diferencia. Esperaban que Estados Unidos, al menos, se abstuviera; -claro, era demasiado, o digo yo iluso, pensar que votarían en contra- pero los ingenuos recibieron su bofetada.
Realmente luego de escuchar al representante permanente de Estados Unidos en la ONU durante la explicación del voto no necesitaba ver la pizarra con los resultados para el proyecto de resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba” para saber cómo terminaría la historia, ya desde ese momento era sabido que la mayoría de los países del mundo apoyan a la isla en su reclamo de que eliminen el bloqueo y se demostró que el vecino norteño está claro de que no cambian sus intenciones para con nuestro país. Les pareció “lamentable” que Cuba presentara nuevamente el informe en Naciones Unidas, e incluso aludieron que era muy similar al del año anterior y que no recogía oportunamente los supuestos “avances” en las relaciones entre ambas naciones. “No podemos apoyarlo”, dijo, y me pareció tener al Che a mi lado recordándome que al imperialismo “ni un tantico así”.
Solo que los únicos que no apoyaron a Cuba fueron ellos, los estadounidenses, y su lamebotas Israel, que es como decir uno o la misma cosa. Y ahí estaban los numeritos a modo de “sin comentarios” para echarles en cara su derrota. 191 votos a favor y ninguna abstención fueron suficientes para reafirmar que Cuba NO está sola.
Muchos amigos hablaron y explicaron el porqué de su respaldo a los cubanos, y no faltó la palabra solidaridad, firmeza o resistencia para describirnos. Me emocionó sobre todo el representante de Bolivia y la de Nicaragua: rotundos, sinceros, valientes.
Si bien es cierto que desde el 17 de diciembre pasado mucho se ha hecho por avanzar en el restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, también es verdad que el bloqueo se ha mantenido en plena vigencia y a toda luz se ve que no resuleven mucho las buenas intenciones si en la concreta “el cuartico está igualito”. Más que clara ha quedado siempre la posición de Cuba respecto al tema, y es que celebramos el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, reconocemos el avance con la reapertura de embajadas en La habana y Washington, confiamos en que podemos lograr mucho más, sobre todo porque “entre los pueblos de Cuba y Estados Unidos no hay enemistad”-como dijo Bruno en su intervención-, pero la normalización depende de que eliminen el embargo, entre otros reclamos justos. Y aquí nos ponemos como Maceo en Mangos de Baraguá “NO, no nos entendemos”.
Cuba jamás negociará su sistema social socialista. El pueblo cubano no renunciará nunca a su soberanía.
Y que nadie se equivoque nunca: ellos no quieren ceder en su intento de asfixiarnos, y a nosostros no nos da la gana de ceder en nuestro empeño victorioso de seguir adelante.

Anuncios

La vida sigue igual (#CubaVSBloqueo)

4b38b9dbc28d153ea618292fd8b59b9f
Las medidas adoptadas por el ejecutivo norteamericano, aunque positivas, son limitadas.
No podemos confundir la buena voluntad con la realidad, y los hechos demuestran que el bloqueo de Estados Unidos contra Cuba está en plena aplicación.

#CubaVSBloqueo

info-imagen-Cristina-Kirchner-2Esta es la ocasión 24 en que la mayoría de los países respaldan a Cuba en la ONU a favor de levantar el bloqueo comercial, económico y financiero de Estados Unidos contra la Isla, pero esta vez será un tanto diferente.
Aunque se restablecieron relaciones diplomáticas entre ambos países, bien ha quedado claro que la normalización de esas relaciones depende también de eliminar el cerco absurdo y criminal. Hasta Obama reconoció la obsolecencia del embargo, y que no cumplió -ni cumplirá- su objetivo de asfixiar a los cubanos porque bien hemos aprendido a sortear los sofocos, pero aún cuando ha tomado algunas medidas para flexibilizarlo, la esencia se mantiene, continúan las sanciones, y no ha hecho todo cuanto puede para vaciar de su contenido al bloqueo, ya que no está en sus manos la última palabra para eliminarlo. Entonces así quedamos, con buenas intenciones pero igual en la concreta.
Esperemos que, como dice Cristina, caiga ya por el peso de la historia.

Tremenda combinación

IMG_20151008_103834Se llama Rodolfito y está en la Secundaria Básica.Procede de una familia campesina y creció en una finca viendo a su papá ordeñar vacas y a su mamá sembrar. En ese ambiente aprendió a ayudar desde chiquitico y sin levantar mucho del suelo ya andaba a caballo arreando el ganado, al sol arreglando una cerca o machete en mano para chapear la maleza. Gente de trabajo.
Rodolfito ya es adolescente, y ahora, con ese porte de guajiro recio combina un pelo pintado de negro y unas cejas sacadas con la más sutil perfección, porque es la edad, y hay que estar a la moda.
…Y nadie se atreve a criticarlo…es un hombre, y de campo.
IMG_20151008_103859

Esencia campesina con rostro y manos de mujer

Su nombre no importa. Ella puede ser cualquiera de las más de 500 mujeres guaimareñas que se vinculan al campo y sus labores, sea en una Cooperativa de Producción Agropecuaria, donde suman 57, asociada a una CCS, con más de 400 representantes, o como usufructuaria; al final, campesinas por herencia familiar o por fuerza del destino que las llevó a dedicarse a la tierra y saben, como nadie, sacarle sus mejores frutos.
La veo sencilla y humilde pero dispuesta al sacrificio. Ella, multiplicada en tantas, es un ejemplo de fémina trabajadora, consagrada, capaz de combinar las faenas en el campo con las atenciones del hogar y la familia, cosa que solo ella puede hacer porque no es tarea fácil.
Madruga, hace el café, prepara a los niños para la escuela, ordeña vacas, siembra, recoge cosechas, chapea, le da comida a los animales, y además se encarga de la casa, la ropa, el almuerzo, en fin, es una bárbara.
Y lo mismo la ves arreglando una cerca que metida en los cultivos desyerbando, o arriba de un caballo arreando el ganado; ella no le tiene miedo al sacrificio, porque sabe que del sudor de su frente depende echar para adelante su finca, que es lo mismo que la economía del territorio y del país.
Con toda la dignidad del mundo una guajira de esas bien echá pa´lante te dice: “hombres y mujeres tenemos los mismos derechos, ¿qué nos hace diferentes? El trabajo no mata a nadie, periodista”. Y ahí está, dedicándole al surco y al rebaño el mismo esfuerzo, aunque quizás un poco más de amor. Digna de admirar, merecedora de todo respeto.
Pero que nadie se equivoque, porque el hecho de dedicarse a las labores del campo no le impide demostrar su feminidad. Ella también anda con su pelo arreglado, sus uñas pintadas, le gusta salir y divertirse, es fuerte y delicada a la vez, tenaz, apasionada, determinante. Tener un sombrero, un pantalón y unas botas bien puestas, en todos los sentidos, no le quita la ternura.
Ella no es de lenguaje refinado, es cierto, pero tampoco necesita muchas palabras para educar a sus hijos en valores como la laboriosidad, la responsabilidad, la abnegación, la honradez, porque su accionar diario es suficiente ejemplo.
En este Día Internacional de las mujeres rurales, Guáimaro tiene sobradas razones para celebrar. Municipio eminentemente agropecuario, donde las tradiciones campesinas y el aporte a la alimentación del pueblo, también tienen esencia de mujer.

Qué vergüenza

El litro de leche que no había sido bueno, no tuvo el final bendito de ser bebido por un ternero, un niño o un anciano. Fue condenado a hervir a fuego lento hasta consumirse.
Ya convertido en cremitas y mientras viajaban en una caja rumbo a la cabecera provincial, una cremita, que en el proceso se quemó más que las otras, le pregunta a la de al lado:
-dime, ¿con qué arma ganarían los camagüeyanos cualquier batalla?
-¿con nosotras?, respondió la otra.
Qué bruta eres, le replicó la quemá, aprovecha el tiempo que te queda y estudia un poco de historia.

QUÉ VERGüENZA!