Fidelina

fidel-entre-nosotros-90Nunca me he atrevido a escribir sobre esto, quizás por temor a no quedar a la altura por ser tan cercana. Realmente siempre la pienso para el inicio de año, cuando toda Cuba celebra el triunfo de la Revolución, pero hoy se me ha ocurrido que puede encajar mejor, y sería MI homenaje. Al final, es una historia de familia.
Cada vez que me preguntan la fecha del cumpleaños de mi mamá la respuesta sorprende. “¡Ño!”- dicen muchos- “qué coincidencia”. Y hoy estamos hablando de cumpleaños, así que…
No, mi mamá no nació un 13 de agosto, como Fidel, el que cada cubano auténtico y amigo de Cuba de verdad hoy celebra. Nació no un primero de enero, el primero de enero de 1959. Sí, coincidencia, pero feliz… quizás hasta un poco estresante, (para ella, diría yo, por el compromiso), y honorable (sobre todo para mi abuelo, lo aseguro).
Por eso me encanta decir que la edad de mi mamá nunca me confunde porque tiene los mismos años de la Revolución, y que cuando por fin Cuba conquistaba su definitiva independencia por fin mi abuela estaba pariendo, para traer al mundo a su tercer hijo (número del éxito el 3, dicen algunos), o en este caso hija, y bueno, lo mejor de todo es decir cómo se llama mi mamá, debido a la fecha, claro.
Ay! Perdón, aún no he dicho el nombre de mi mamá, y es al final el sentido de este escrito. “Niña se te fue el periodismo para los calcañales –pensarán- ¿dónde dejaste el lead con lo más importante de la noticia en el inicio?” Bueno, señores, es que esto no pretende ser un trabajo periodístico. En fin…
Mi mamá se llama Fidelina. Obvio, por Fidel, el Castro Ruz que todo cubano conoce, admira, respeta, etc. Y sí, queda claro que si hubiera salido varón se llamaría Fidel, pero bueno, esa fue la salida más femenina posible. ¿Y por qué escribir de eso hoy? Pues…obvio, porque ahora la orgullosa soy yo, de poder decir que sin haberlo visto nunca en persona yo lo llevo un poquito más cerca que muchos, y pudiera casi decir que lo siento como familia.
¿No hay que exagerar? Bueno, se me fue la mano. Pero el que conoce a mi mamá quizás pueda decir que no se me fue tanto, porque en el fondo, siempre ha rendido honor a su nombre. Una mujer de carácter fuerte pero extremadamente sensible, segura, honesta, fiel, responsable, sencilla. Quizás no tan atrevida o emprendedora, pero siempre preocupada por hacer las cosas bien, y le salía…y le sale, que aún está viva y doy gracias por ello.
Toda una vida comprometida con dar buen ejemplo, con cumplir de la mejor manera posible con su nombre, con rendir tributo a mi fallecido abuelo que con tanto fervor defendía siempre al Comandante, y le dedicaba décimas que declamaba en el barrio con tanto corazón que no había gente que no se emocionara. Hasta un libro quería hacer con una compilación de aquellas leales inspiraciones, y ya tenía el título: Fidel, faro y guía de la humanidad. La enfermedad no lo dejó realizar su sueño. Hoy le hubiera dedicado una especial al hombre que tanto admiró.
Y sobre esos principios y con esos valores se formó y educó mi familia. Por eso creo que hoy es el mejor día para contar esta historia, justo cuando desde todas partes del mundo y en cada rincón de esta isla se celebra el cumpleaños de Fidel, inspiración de generaciones. Ella, mi madre, la Fidelina que conocemos, es una de las encarnaciones del ejemplo de Fidel en todo un pueblo, y este orgullo, el de su hija, por el nombre y por ser la persona que es y que le dio cuerpo y alma a esas letras, es mi regalo a los 90 del Comandante.

Anuncios

#Fidelentrenosotros en el barrio (más fotos)

1
2
3
4
5
6Todo empezó como cosa de familia y terminó como cosa de barrio.
La tarde estaba tranquila, sol y calor infernal, cada vecino trancado en su casa, en su mundo, en su vida. Y de pronto, el ajetreo; el sol bajó, el calor aminoró, y la calle se llenó de gentes, de azadones, de escobas, de sacos. Salieron grandes y chicos, cada cual ayudaba como podía, cada uno se encargaba de su parte y entre todos nos encargábamos de la cuadra.
Y todo sin ponernos de acuerdo, sin que nadie lo orientara o supervisara, nos salió. Hasta una tiza apareció para, de la forma más humilde y sencilla, dedicarle aquella mini-revolución cederista a una fecha que todo cubano celebra: el cumpleaños 90 de Fidel. Y bueno, apareció una foto, una bandera, una buena intención.
Ah! Y esta noche hay caldosa en el barrio, así que ya saben, ahí nos vemos.

Yo apuesto por nosotros

we
love
yesHace 8 años tocaste a la puerta sin imaginar siquiera que sería yo quien abriría. Hace 8 años apostamos todo a la locura, a la pasión, a la aventura, al amor que sin saberlo ya nos embriagaba, y no había momento, ni lugar, ni día, ni hora, que no fuera bueno para amar. Y hasta ahora vamos ganando.
Hace 8 años decidí enfrentarme a todo, luchar con todo, quererlo todo, y he aquí el resultado. No me he arrepentido ni un segundo después de aquel momento en que apareciste por la más pura coincidencia, sorpresa de la vida, y sin decir palabra retomamos ese sabor inigualable que solo saben regalar nuestros labios cuando se juntan, y esa emoción sin límites de dos cuerpos y dos almas que se funden en una. Y allí volvió a empezar todo, pero esta vez de verdad, y al menos por mi parte, para siempre. TE AMO
Para todo el que dudó, hoy hago un brindis por nosotros. Chin, chin, salud…y apoya, que ya sabemos lo que viene después jajajajajajaja